jueves, 4 de febrero de 2016

¡El desastre!


Todo parecía ir encarrilado, había muchas dudas por delante, pero mucha ilusión. Cada tornillo que quitaba era algo más que aprendía, y a la vez me daba cuenta que había más por aprender de lo que me esperaba.

Con todo el proyecto en marcha, tocaba hacer una pausa para irme con mi chica unos días de vacaciones. Había sido un año complicado de trabajo, y tocaba descansar un poco. Así que deje todo colocadito y nos fuimos de vacaciones a tocarnos los cojones. Y no creáis que esto último lo digo por decir. Lo hicimos literalmente:

Aquí podéis verme tocándome los cojones con la mano izquierda:



Aquí tocándome los cojones con la mano derecha:



Aquí tocándome los cojones a dos manos:



Y hasta tocándome los cojones a tres manos!!!


Esto si son vacaciones, y lo demás gilipolleces… TARIFA MOLA MUCHO.

 Después de Tarifa nos fuimos a Asturias a estar unos días con mi familia y disfrutar de otro clima, aunque no pudimos hacerlo mucho porque el tiempo no acompaño y mi madre estaba algo pachucha (un beso mami!). Pero todo llega a su fin, así que volvimos a Madrid, y empezaron las ganas otra vez de retomar las labores "mecánicas".

El siguiente fin de semana solo tuve tiempo para sacarle todo el aceite al motor. Me las ingenié para calzar el motor sobre dos tacos de madera, de forma que quedase elevado y así poder aflojar el tornillo del carter para que soltase el aceite sobre una botella recortada por la mitad a modo de "canalon" que llevaba el aceite hasta una garrafa. Ese día no hice ninguna foto del artilugio, pero creo que se entiende. La putada, es que me tire un buen rato sosteniendo la botellita hasta que salió casi todo el aceite, y cuando ya quedaba menos, le puse una bandeja debajo para que recogiese el resto (se tiró un par de horas soltando hilillos de aceite).

Con todo el aceite sucio recogido en una garrafa, deje la garrafa y todos los artilugios manchados de aceite en una esquinita de la rampa del garaje para llevarlos en cuanto pudiese a un punto limpio. Recogí el resto del chiringuito, y colgué el cartel de "cerrado por trabajo" hasta el próximo fin de semana.

Y por fin llego el viernes, 28 de Agosto. Hacía mal tiempo, mucha lluvia, así que mi chica y yo nos quedamos en casa viendo la tele y mientras yo miraba cosillas para hacerle al panda por internet, buscando manuales, mirando videos, tanto me entretuve que mi chica se fue a la cama, y yo me quede con la tele encendida y buscando cosas con por internet con el portatil. Eran ya las 2 de la mañana y mientras seguía concentrado leyendo cosas empecé a sentir mucho ruido fuera. Me asomé y estaba cayendo una granizada bestial. Me asusté porque nos habíamos dejado el coche de mi chica aparcado en la calle, y ya me estaba temiendo que se quedase marcado por el granizo. Quise salir, pero es que eran granizo como canicas, y no tuve cojones, así que me quedé delante de la ventana esperando a que se calmase un poco para salir a resguardarlo. Pero no paraba… cada vez más fuerte. De repente volví a escuchar ruido, pero esta vez era distinto, era como burbujas grandes. Seguí el ruido y baje al sótano, y vi el que water estaba haciendo extraños. Justo en ese momento ví que de un sumidero salía un poquito de agua, así que temiendo que la cosa fuese a mayores, subí corriendo a la habitación, cogí varias toallas y desperté para que me ayudase a secar el agua que salía…

Llegado a este punto, no quiero dar más detalles, son muchísimas cosas que contar en un intervalo de tiempo muy pequeño, pero estas imágenes creo que va a resumir suficientemente bien lo que sucedió:




En esta última foto, si os fijáis en la pared donde está la alcantarilla levantada, veréis la altura que cogió el agua:


Y por supuesto, también se ve la garrafa de aceite, que se rajó y colaboró aumentar el destrozo.

 Toda la ilusión que teníamos mi chica y yo de estar compartiendo una nueva etapa en nuestra vida, estrenando una casa que poco a poco íbamos dejando a nuestro gusto se había ido en parte a la mierda.

Pero bueno, esto ya no forma parte de la historia del Panda Raid, pero si explica por qué desde el 28 de agosto hasta el 1 de Enero del 2016 cada minuto de nuestro tiempo libre lo dedicamos mi chica y yo a volver a dejar todo como estaba y aprovechar a darle un empujoncito a la casa.

Aprovecho esto para darle las GRACIAS a toda mi familia y la familia de mi novia por volcarse con nosotros y ayudarnos durante todo este tiempo. GRACIAS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada